La dramática experiencia de querer ser alguien en el porno

Hace 4 años que comencé a trabajar para Erika Lust, pionera en la manera de ver el porno como un género cinematográfico, y no como un montón de posturas y de líquidos fluyendo en una pantalla. Después de todas estas experiencias SIGO BUSCANDO mi manera de mostrar el sexo en pantalla.

Ya hace dos años de mi primer corto, Eloi & Biel, un sencillo experimento cinematográfico sobre dos chicos que se encierran en una casa en medio de la montaña para tener sexo. La novedad de aquella obra fue la de documentar con una mínima dosis de narrativa cinematográfica lo que aquella pareja estaba acostumbrada hacer: Hacer el amor. Tras pasar por algunos festivales y captar el interés de muchos espectadores hoy día sigo inmerso en buscar la manera de empatizar con el público a través de mis piezas. Pero lo más importante, de empatizar conmigo mismo.

Mis dos últimos trabajos, BADMEDICINE y ahora el recientemente estrenado ROOMIES, no son sólo más que parte de ese camino en la búsqueda de mi propia identidad como director de cine, pero sobre todo como persona.

Para mi fortuna cada vez son más las personas que aprecian esta simpática y a la vez dolorosa reinvención del género y agradezco desde ahora a todos aquellos que disfrutan con toda esta sucesión de cortes y tonalidades cuidadosamente escogidas, pues que sepan que esto podría ser mucho peor.

Noel Alejandro

Barcelona, 13 de Noviembre de 2015

 

Leave a comment