Cáscara Amarga: Noel Alejandro, director de ‘Eloi & Biel’: ‘El porno gay yo lo considero muy sano’

La pasión por el cine, y sobre todo por la búsqueda del hacer algo diferente en el cine erótico para gays, es lo que ha llevado al director Noel Alejandro a filmar su primer cortometraje erótico gay, Eloi & Biel. En él se narra de una forma peculiar la aventura de dos jóvenes adolescentes que pasan un día en un entorno rural.

20/10/2013 – Juan Belda | ¿De dónde nace la idea de Eloi & Biel?

Hacía tiempo que tenía ganas de preparar un filme en el que pudiese incluir sexo de forma natural. Personalmente terminaba de sufrir un fracaso amoroso y pensaba en la idea de representarlo mediante un cortometraje, pero para ser mi primera obra en solitario, consideré que era demasiado complicado por temas de guión y medios. En conversaciones con mi mejor amigo llegué a la conclusión de ejecutar un cortometraje, algo más sencillo, natural, pero no con menos sentido. He querido reflejar un extracto de la vida de una pareja de jóvenes que viven sus relaciones sin censura, ni teatralidad, sino simplemente que sucede y se muestra sin tabú ni vergüenza.

Tengo que decir que me inspiré en la película Skin Like Sun, de la directora francesa, Jennifer layonel, pero basándome en la historia de los protagonistas, puesto que son una pareja real. Me los presentó un amigo y viendo sus fotos en perfil de Facebook, me inspiré, puesto que lo que vemos es un fragmento de su vida, tal cual.

La adolescencia es el momento en el que comenzamos a experimentar con nuestra sexualidad. ¿Por qué dos jóvenes adolescentes para plasmar tus inquietudes en esta primera obra?

Realmente no es el contenido lo que yo pretendo realzar en esta obra, sino más bien la forma. Fue de un modo accidental que Eloi y Biel fuesen una pareja y tan jóvenes. Al principio incluso pensaba como algo negativo que fueran tan jóvenes, pero luego tras hablarlo con ellos, quienes prácticamente me convencieron, consideré que realmente eran los protagonistas perfectos. Ellos lo tenían muy claro, y puesto que no estoy generando productos para la industria del porno, dado que lo que realizo en una obra cinematográfica sencilla, es cine.

No necesito un porqué para realizar mi proyecto, puesto que no responde a demandas comerciales. Mis únicas inquietudes son la necesidad que tengo de poder plasmar lo que yo quiero en una película, impulsado por las ganas de romper con algunas barreras y tabúes. Sobre todo pretendo romper con muchos miedos, pudores y para mí ha sido como una terapia y liberarme. Puesto que cuanto más liberada está una persona es cuando más y mejor se siente uno. Esto también es contemplado de forma inversa, llegando a los límites de la infelicidad.

Se habla de la barrera entre lo erótico y lo porno, que tanto fotógrafos, como escritores o comunicadores lo plasman. ¿Dónde están los límites?

Los límites supongo que están dentro de cada uno. Son las personas las que conceden ese espacio y esa posición. Lo porno, corresponde a la satisfacción de aquellas personas que quieren ver sexo, en cambio lo erótico, no es una respuesta comercial sino una demanda por conocimiento, por cultura, más bien es una poesía cinematográfica que deleita al espectador. Es una estimulación simultánea tanto del intelecto como de la libido.

eloi y bielEn la actualidad todo el mundo tiene un dispositivo de mayor o menor calidad preparado para la grabación. ¿Qué se necesita para grabar un relato erótico?

Depende de la historia que quieras contar, lo más importante es recrear un entorno donde tus actores puedan sentirse cómodos. Depende del guión.

Si son actores profesionales de cine adulto, lo normal es que puedan tener sexo en cualquier lugar, incluso en un plató con diez personas detrás de las cámaras y mucha luz, lo cual bajo mi teoría es altamente antibiótico. Pero si se trata de actores no profesionales, dado que las posibilidades de que puedan tener una erección es más baja (tener sexo delante de desconocidos que no están excitados puede parecer erótico pero no lo es siempre), entonces lo mejor es un ambiente cálido y oscuro, así como cómodo. Como la escena de sexo de Eloi & Biel, mis actores no tuvieron ningún problema para tener buenas erecciones y tener un sexo increíble.

La industria del séptimo arte pasa por momento difíciles, como muchas otras. ¿Nota la crisis el cine erótico para gays?

Yo termino de empezar, pero para mí ha sido un buen comienzo, puesto que yo me encargo personalmente de hacer casi todo, por lo cual los beneficios son prácticamente directos. Considero que no hay crisis en el porno, la crisis está en este país. En el extranjero la gente tiene la cultura de pagar por aquello que ven, es por lo que yo enfoco mis productos más para el exterior pero yo facilito el acceso a mi corto. La política que aplico es la de que cada cual pague lo que quiera para verla, hay quien la ve y la comparte desde 1 euro, y me funciona muy bien. Os animo a que la gente comparta la película. Yo he nacido con esta crisis en el mercado audiovisual, pero estoy más que contento.

A menudo vemos que en la mayoría del cine porno gay existe un guion poco cuidado, vacío o pobre, ¿crees que el porno gay es para incultos?

En absoluto. El porno gay yo lo considero muy sano. Son los productores los que eligen la forma de acercarse al espectador. En mi caso me gusta que se cuide y se estimule al espectador de forma especial. La primera película erótica que vi, la que se cuidaban todos los aspectos, fue una película de Erika Lust, Cabaret Desire, y en un coloquio le expliqué por qué viendo la peli entendí por qué pasaba las ausencias de sexo en las pelis porno, por lo que valoré el entorno de la obra de Erika Lust.

La imagen en el cine es un factor fundamental, se cuida fotograma a fotograma, se mima, se estudia, se planifica… ¿cómo se trabaja en el cine erótico?

Exactamente igual. Yo trabajo en una productora de cine porno pero planeamos exactamente igual que en el cine. Nos esforzamos por hacer una cine muy cuidado y no estoy nada interesado en hacer un cine porno al uso, tal cual.

En la publicidad LGTB o gay vemos un cliché muy común, normalmente el típico macho guapo y esculpido a golpe de mancuerna. ¿Crees en este prototipo? ¿Tal vez es un elemento típico para definir al gay?

El atractivo siempre ha sido un reclamo para los consumidores, esto es así, en el cine, la publicidad y en la mayoría de los medios. No puedo creer en un prototipo que puede excluir a prácticamente un alto porcentaje de la sociedad mundial. Tampoco me posiciono en contra de este prototipo. Identifica al gay en la medida que la comunidad gay, en general, cuida muchísimo su imagen, puesto que es un colectivo bastante promiscuo y cuanto más se cuida, más posibilidades de ligar hay, y esto es un realidad.

El cuerpo en este caso es una herramienta sexual, pero hay otros aspectos, no solo el físico. El ser sexy no va de la mano de estar musculado o ser guapo, hay personas que desprenden ese encanto, esa magia.

Leave a comment